Crees que siempre tienes razón?

Crees que tu apreciación del mundo es la correcta, te pones a la defensiva cuando alguien no está de acuerdo contigo y tienes que demostrar continuamente que tienes razón. ¿Te identificas? 

Esto suele suceder cuando te estás dejando llevar por tu pensamiento irracional de creer tener en razón en todo y esto no te permite tener una buena relación contigo ni con los que te rodean.

Características:

El hecho de no aceptar otro punto de vista nos está reflejando la poca confianza que estas personas tienen en los demás. No escuchan las opiniones y argumentos de los otros porque no valoran lo que éstos puedan decir, lo que les hace tener poca empatía con otras personas.

Obsesionadas /os con tener el control de las situaciones. Todo lo que sea salirse de las normas y su rutina les incomoda, por lo tanto no están a gusto con las situaciones novedosas y con los cambios. Esto les convierte en personas poco flexibles y, en muchas ocasiones, realmente maniáticas, ya que desarrollan una serie de rutinas en su vida que acaban convirtiéndose en imprescindibles. Esta actitud soberbia enmascara muchas veces una personalidad insegura, que necesita constantemente el reconocimiento de los demás, y creen que imponiendo sus opiniones pueden conseguir ese prestigio y reconocimiento que tanto anhelan.

La convivencia con estas personas

La convivencia con este tipo de personas no es fácil, ya que no aceptan que se les lleve la contraria y cuando esto sucede intentarán por todos los medios imponer su opinión, si no lo consiguen se encolerizarán y si lo logran, intentarán humillar y restregar su triunfo a su interlocutor.

La complejidad de estas relaciones se refleja en muchos matrimonios. Cuando uno de los cónyuges intenta imponer siempre su manera de ver las cosas puede producir dos reacciones en su pareja; o bien esta acepta la imposición, en cuyo caso vivirá en cierto modo sojuzgada por su pareja o se revelará contra esas imposiciones, lo que provocará reacciones airadas de su pareja y se establecerá un clima de tensión y de constantes discusiones que pueden provocar una ruptura.

En el ámbito laboral también se hace muy difícil esa relación, especialmente cuando es el jefe quien cree tener siempre la razón, lo que puede llevarle a imponer a sus empleados decisiones absurdas y caprichosas y lograr que estos estén a disgusto y que no se consiga un buen ambiente de trabajo, que es imprescindible en toda organización empresarial.

Para poder cambiar este pensamiento irracional de querer tener siempre la razón el primer paso es que tomes conciencia de lo que te ocurre, lograrás una mejor relación con los demás.

Consejos:

  • La persona ha de ser consciente de que tiene este defecto y debe tener la voluntad de corregirlo.
  • Ser más receptivo. Uno de los problemas de este tipo de personas es que no escuchan a los demás, este es el primer paso para comprender y aceptar otros puntos de vista. Practica la escucha activa analizando lo que la otra persona está diciendo, es probable que tenga algo interesante que contarte y que pueda darte una información interesante que no conocías. Aprender algo nuevo!
  • Para comprobar si la información que estas recibiendo es correcta lo que podrías hacer es repetir la información que estas escuchando y así confirmará la información y podrás entender lo que la otra persona quiere decir.
  • No siempre existe una solo respuesta, ponerse en esa posición te permitirá apreciar los diferentes puntos de vista de los demás. Esto te ayudará a aprender de la opinión de los demás.
  • Acepta que puedes equivocarte algunas veces. Recuerda que no hay nadie perfecto en este mundo. Los errores ponlos a tu favor como una experiencia de la vida, no para criticarte o para juzgar a los demás. De los errores se aprende.
  • Conoce nuevos lugares, distintos ambientes y personas diferentes nos enriquecerá y nos hará más abiertos. Sal de las rutinas establecidas. Salirnos de estas rutinas nos hará ver la vida de una manera menos limitada y nos hará más fácil disfrutar de ella.

La meditación, la practica de yoga la mirada hacia el interior ayuda a estar más receptivos más abiertos de mente y corazón.

Toma el poder sobre tus pensamientos controlarlos a ellos no ellos a ti y también en mejorar tu relación con los demás para vivir en paz.

Deja un comentario