Acroyoga

Acroyoga:
Creado en la bahía de San Francisco en 2003 por dos californianos, Jason Nemer y Jenny Sauer-Klein, el acroyoga combina tres disciplinas: el yoga, la acrobacia y el masaje tailandés. Es una fusión de géneros. Disciplina que ha conquistado a un público más colectivo.
El espíritu de grupo es el centro de la práctica. Ejercicios de calentamiento con los que se trabajan las posturas. “Para trabajar el apoyo en manos y pies, existen varios principios específicos de alineación de huesos para encontrar así el equilibrio”. Cuanto más alineado del suelo está el cuerpo, más fácil será practicarlo una vez “en el aire”.
Lejos de ser una práctica individualista, el acroyoga se suele practicar en grupos de tres para la seguridad y el apoyo: la persona de apoyo (base), la persona en el aire (flyer) y el cuidador (spotter). “Se pone énfasis en la seguridad para crear las condiciones más favorables para el aprendizaje”.

Esta práctica se basa en dos aspectos: uno acrobático y otro terapéutico.
El acrobático: consiste en encadenar las asanas, o posturas de yoga, sobre los pies y manos del compañero.
En la terapéutica: se basa en estiramientos, también procedentes del yoga, combinados con presiones del masaje tailandés.
En ocasiones, la sesión se centra únicamente en uno de los aspectos. No obstante, cuando se centra en ambos, la versión terapéutica suele  poner fin a la sesión. ¿Por qué? “Para hacer las acrobacias el cuerpo tiene que estar tonificado, al contrario que el vuelo terapéutico, que se basa más en la relajación”. Ambos son complementarios, sin olvidarnos de la espiritualidad.

Trabajamos en dúos, tríos y grupo. Por lo que no hace falta pareja, aunque siempre puedes venir con un amigo o con tu pareja si lo prefieres. Los talleres son abiertos a todos los niveles, a menos que se indique un nivel específico. Irás creciendo y aprendiendo desde tu nivel, construyendo una base sólida, para hacer tu práctica segura y más divertida.

Deja un comentario