Amatista

Introducción:
La amatista es quizás el mineral más conocido. Es una piedra maestro, un cristal altamente protector. Representa fisicamente el rayo violeta alquímico de la transformación. Tiene muchas diferentes aplicaciones prácticas. Las piedras grandes de amatista (drusas o geodas) se utilizan mucho en centros de salud, cuartos de meditación y salas de espera ya que llenan el espacio con vibraciones relajantes, neutralizan la energía negativa y liberan energía bloqueada.

Familia:
Pertenece al grupo de los cuarzos (SiO2, dióxido de silicio). Piedra semipreciosa.

Propiedades físicas:

  • Estructura: Sistema trigonal con cristales en prismas hexagonales
  • Color: violeta con toda la gama posible (cuanto más oscura, más fuerte sus efectos)
  • Dureza: 7 en la escala de Mohs

Origen geográfico:
Se extrae en Brasil, Uruguay, EE.UU., Rusia, Madagascar, la India, Australia, Súdafrica y Zambia. Existen imitaciones para la talla en gemas: vidrio coloreado y amatistas sintéticas.

Historia:
Nuestros abuelos utilizaron esta piedra contra la embriaguez.  Su nombre viene de la palabra griega amesthustos, que significa “no borracho”.

 

Propiedades en relación a salud, fisiológicamente:

  • Refuerza el sistema endocrino e inmunitario
  • Limpia la sangre
  • Favorece el funcionamiento del hemisferio derecho del cerebro y de las glándulas pituitaria y pineal
  • Favorece el sueño (puedes colocar un amatista debajo de tu almohada … ¡pero cuidado con los materiales sintéticos!)
  • Reduce el dolor de cabeza
  • Es muy útil para combatir las adicciones como las drogas o el alcohol
  • Puede reducir los problemas de piel, problemas de la respiración y problemas gástricos

Propiedades en relación a salud, emocionalmente:

  • Lleva claridad a la mente, purifica y regenera los niveles de conciencia
  • Aumenta la capacidad paranormal y la facultad de meditación
  • Calma las pasiones, las emociones violentas y la rabia
  • Favorece la intuición y la inspiración
  • Reduce los temores y neutraliza la negatividad
  • Protege contra los ataques psíquicos

Los Chakras:
Sexto y séptimo chakra.

¿Cómo utilizar tu amatista?:

  • Lleva tu amatista en el bolsillo de tu pantalón. Toca el cristal de vez en cuando con tu mano para así absorber sus energías y vibraciones.
  • Colocalo bajo tu almohada antes de irte a dormir.
  • Llévalo en un collar hasta que notas una mejora en tu salud.
  • Acerca la piedra a la parte del cuerpo que te duele y haz contacto entre la amatista y tu cuerpo durante 3-20 minutos.
  • Instala tu amatista en un cuarto. Si utilizas una drusa o geoda su efecto será muy grande. Cuanto más oscuro la amatista, cuanto más fuerte su efecto.
  • Utiliza la piedra durante la meditación

 

Meditación:

  1. Busca un momento tranquilo del día y un lugar donde puedes estar sin que nadie te moleste.
  2. Siéntate en una posición cómoda con ropa que no ajusta y tápate con una manta. Lo importante es que tu columna esté en posición recta para así facilitar el flujo de energías y para crear una conexión con la tierra.
  3. Ten el cristal suavemente en tu mano o colócalo delante de ti en el suelo o en una mesa. Pon tus manos en tu falda, mano derecha encima de la mano izquierda (hombres), mano izquierda encima de la mano derecha (mujeres) y los pulgares se tocan.
  4. Mira atentamente al cristal y descubre su belleza en cuanto la forma y su color. Siente su peso y siente como se intercambian energías con tu mano (calor, frío …)
  5. Cierra tus ojos y concéntrate en tu respiración. Respira profundamente y suelta todos tus pensamientos. Siente como con cada inhalación absorbes las energías mágicas y beneficiosas de tu cristal y siente como con cada exhalación sale la tensión de tu cuerpo. Permítete entrar cada vez más en un estado profundo de meditación y siente como tu campo energético extiende cada vez más y se llena con energías cristalinas.
  6. Visualiza como el campo energético de tu cristal y tu propio campo energético se unen, ahora formas parte de tu cristal. Sois uno!
  7. Ahora puedes entrar en tu cristal y mirarlo desde dentro y descubrir su riqueza mágica interior. También puedes hacer una pregunta a tu cristal. La primera impresión o el primer pensamiento que aparece es la respuesta. Disfruta de tu estado meditativo cuanto tiempo quieras.
  8. Cuando has terminado con tu meditación sientes otra vez tu cuerpo y contactas con la tierra. Inhala y mueve lentamente en círculos tus dedos de los pies y gira tus manos. Siente el espacio alrededor tuyo.
  9. Abre lentamente tus ojos.
  10. Apunta tu experiencia en detalle en papel.

 

Deja un comentario