Respiración y Pranayama

Respirar bien para vivir mejor¿ qué es Pranayama?

La respiración (del griego psyche: aliento, alma) es la única función fisiológica que, además de ser involuntaria o mecánica (es una actividad refleja), también puede ser controlada conscientemente.

En la práctica del Yoga este control se denomina Pranayama, un vocablo que deriva del sánscrito Prana (pra=primera unidad, na=energía) y Yama: (controlar y extender, manifestación o expansión) Dice el Hatha Yoga Pradipika que “cuando el aliento va y viene, la mente está inquieta, pero cuando el aliento se calma, también se calma la mente”.

La respiración consciente o Pranayama es, una de las claves del Yoga, que considera que la respiración es la puerta de acceso a la purificación del cuerpo y la mente.

Controlar correctamente la respiración es una de las técnicas más sencillas para hacer frente a la ansiedad y el estrés. Mantener unos hábitos correctos de respiración es fundamental para que el cerebro reciba suficiente oxígeno. El ritmo de vida actual hace que la respiración sea incompleta y no aprovechamos la capacidad total de los pulmones.

Respirar correctamente es una fuente de salud, que fortalece el cuerpo y la mente favoreciendo la circulación. Los ejercicios de respiración mejorarán el funcionamiento de los sistemas respiratorio y circulatorio.

Los efectos de los ejercicios de respiración sobre el organismo son inmediatos, conduciendo a una relajación total. Todo el metabolismo se beneficia de estos ejercicios de respiración que son naturales y fáciles de aprender.

¿Qué es la respiración completa?

En la respiración todo el cuerpo participa y todos los músculos, pero el diafragma, el músculo que separa el tórax del abdomen, es el más importante en la respiración oxigenando todo el cuerpo.

Todo el proceso se realiza por la nariz para poder filtrar el aire (y sus bacterias) a través de la vellosidad de las narinas y adecuar la temperatura del aire a la del cuerpo. También se inhala por la nariz para absorber la máxima cantidad de prana y dirigirlo al sistema nervioso central y al cerebro.

Hay tres formas de respiración: abdominal, clavicular y costal. La respiración completa integra las tres en una.

La respiración abdominal es la más común, está centrada en el abdomen.

Inhalación. Tomamos aire profundamente y el diafragma desciende. El abdomen se hincha.

Exhalación. Soltamos el aire y el diafragma asciende a la vez que el estomago desciende.

Si no curre así la respiración es deficiente.

Colocar las manos sobre el diafragma durante la respiración permitirá seguir todo el proceso respiratorio. Esta es la respiración “natural” y completa.

Aprender ejercicios de respiración es algo sencillo y los resultados son inmediatos. Combinar respiración y relajación requiere una preparación en el tiempo pero con un resultado seguro.

 

Ejercicios de respiración abdominal

La entrada de aire debe ser suave al comienzo de los ejercicios de relajación y, el punto de concentración siempre debe estar en el abdomen.

Estos ejercicios de respiración se pueden practicar en diferentes posturas:

Acostado: si la oxigenación es insuficiente, se apoyan las plantas de los pies y se levantan ligeramente las rodillas, esta posición puede favorecer una respiración más profunda.

Sentado: manteniendo la concentración en el abdomen, colocar la columna recta como si de la cabeza tirase un hilo hacia arriba, pero sin levantar el mentón.

De pié: es muy probable que llegue poco aire al abdomen, entonces manteniendo la concentración en el abdomen, se adelanta levemente la pelvis.

Los expertos en yoga aconsejan alargar la exhalación ( soltar el aire), el doble de tiempo empleado que en la inhalación ( la entrada de aire).

Realizando estos ejercicios de respiración durante media hora, cinco o seis veces al día, en poco tiempo, pasará a ser una respiración natural para el cuerpo y la mente.

Con los ejercicios de respiración completa y suave, todos los órganos internos reciben el  oxígeno necesario y, con la mente también mejor oxigenada se consigue la relajación de todo el cuerpo.

 

Beneficios de una buena respiración

Todo el proceso se realiza por la nariz para poder filtrar el aire (y sus bacterias) a través de la vellosidad de las narinas y adecuar la temperatura del aire a la del cuerpo. También se inhala por la nariz para absorber la máxima cantidad de prana y dirigirlo al sistema nervioso central y al cerebro.

Fisiológicos: todas las células del cuerpo reciben una mayor oxigenación, el metabolismo se acelera y se queman mejor las toxinas, todos los órganos reciben aportes de oxigeno correctamente. Beneficia a la circulación general y especialmente a órganos vitales como el corazón, estómago…

Relajantes: favorece la relajación y la concentración, eliminando la tensión muscular y combatiendo la ansiedad, la fatiga y la depresión.

Rendimiento: mejora la salud de los pulmones y aumenta el rendimiento en deportistas.

Salud: en general, una buena respiración es sinónimo de cuerpo fuerte y sano.

 

Técnicas de pranayama

En la práctica del Yoga, además de la respiración consciente, se practican técnicas respiratorias concretas, que se conocen como Pranayama. Los ejercicios de respiración yóguica enseñan a controlar el prana y, por tanto, la mente. Algunas de estas técnicas son:

Tranquilizantes (Respiración Completa)

Vitalizantes (Bhastrika, Kapalabhati, Surya Bheda)

Equilibrantes (Nadi Sodhan)

Refrescantes (Shitali, Sitkari, Vatskar)

Respiración de fuego ( agni paran) : Una de las técnicas fundamentales de respiración usadas en la práctica del Kundalini Yoga. Tiene numerosos efectos benéficos.

Estos son solo algunos de los nombres de los pranayamas. Si te animas a la practica del yoga podrás conocerlas y experimentar sus sensaciones.

La respiración es vida y, respirar bien permite vivir mejor!

Deja un comentario