Relación Maestro – Discípulo: Encuentro de Realización

Encuentro de Realización

De acuerdo con la tradición más antigua, conocida y aceptada, Yoga es la unión de âtman con paramâtman; âtman resume el significado de lo humano; paramâtman es lo trascendente, lo divino: el Ser sin límites. Es la unión del Ser con  la conciencia. Sin embargo, como la conciencia es producto del conjunto de experiencias del alma, el yoga desarrolla las facultades de la persona humana para que tenga experiencias finas y profundas, y con ellas pueda nutrir su alma.

El trabajo del Yoga se da entre el Chellah y el Gurú, es decir entre el discípulo y el Maestro. El discípulo representa el âtman y el Gurú a paramâtman, en tanto que el encuentro de los dos inicia el trabajo de la realización suprema del discípulo.

 

Camino de Realización

No importa si hay profesores de yoga analfabetos o si tienen varias carreras universitarias, lo que importa es que existan profesores que realmente hayan experimentado el yoga como experiencia profunda  en sí mismos.


El Instructor de Yoga

El instructor trasmitirá y llegara al espíritu del alumno llegando a despertar el interés por la búsqueda. Darle respuestas o ayudarle a buscarlas, a encontrar el camino de ser ellos mismos.

Requisitos para ser un buen instructor de Yoga.

•Enseñar desde el corazón.

•El profesor tiene que aprender a cultivar la persistencia en los estudiantes, construir su poder de voluntad y también impartir el conocimiento de donde enfocarse y con  esfuerzo.

•Construir cualidades como la honestidad, moralidad, bondad, compasión y dignidad.

•Dar buenas instrucciones verbales. Enseñe acorde con las necesidades de los estudiantes y en todo momento manténgase presente mentalmente.

•Aprenda e investigue como enseñar a sus estudiantes mayores y aquellos con específicas condiciones de salud.

•Como profesor no debe tener ningún complejo de miedo mientras este instruyendo o ayudando. Esté preparado para expresarse claramente, tan bien como sea apropiado.

•No tome riesgos si tiene dudas. Sea marcado, cauteloso, que el estudiante haga el asana dentro de su habilidad y dentro de la capacidad del estudiante.

•De motivación para que conecten con su verdadero maestro, el maestro que llevan dentro.

 

RELACIÓN PROFESOR-ALUMNO (kundalini yoga)

1. El profesor reconoce que, debido a poder único de relación maestro –alumno, los estudiantes le conceden una honestidad implícita. El profesor evitará conscientemente explotar a sus alumnos en modo alguno; por ejemplo, utilizar la relación para obtener un beneficio o ganancia personal.

2. Toda forma de relación sexual con los estudiantes es potencialmente no ética, aun cuando sea el estudiante quien invite o consienta esa conducta. Dichas conductas sexuales incluyen, entre otras palabras seductoras explicitas o implícitas, gestos o acciones sexuales.

3. El profesor nunca participará en el acoso de estudiantes actuales o antiguas, ni en conductas coercitivas, palabras u acciones abusivas.

4. El profesor se mostrara sensible con los valores morales, rasgos sociales y prácticas religiosas, y evitará imponer sus creencias personales a los demás.

5. El profesor se reconoce un vehículo de las enseñanzas, y no su fuente. El profesor de Kundalini yoga no inicia a nadie como discípulo.

6. El profesor se centra para conectar al alumno con las enseñanzas y, finalmente, con su propia alma, más que con una personalidad.

7. Si el profesor no pudiera seguir su relación con el alumno, se esforzara por conectarlo con orto profesor de la comunidad 3HO.

8. Toda comunicación del estudiante con el profesor será tratada con respeto y apropiada confidencialidad.

El profesor practica la ley yoguica que dice “si vienes con las manos vacías te irás con las manos vacías “y requerirá  a los alumnos que hagan una ofrenda antes de cada clase.

 

¿QUÉ NECESITA CONOCER UN ALUMNO?

Toda enseñanza es un equilibrio en el que aprendemos a dialogar con los límites que necesitamos poner para vivir y coexistir y los límites que tenemos que traspasar para «ser».

Lo que nosotros pensamos que debe conocer un alumno abarca diversos aspectos:

En lo personal:

Despertar su curiosidad hacia su realidad física, energética, mental y espiritual.

Diálogo hacia ciertas actitudes claves de la vida como son: la tolerancia, la escucha, el reconocimiento y la aceptación, la autovaloración y la calma.

Principios que observándolos nos ayudan a tener otra visión de nuestra vida como son: La simplicidad, la compasión, la generosidad, la armonía, ver las cosas como son.

En lo académico:

Una forma de interesarse por el estudio y análisis que parta desde”mi mismo”.

Tener unos mapas claros de cómo desarrollar la conciencia corporal a través de sus principios posturales, respiratorios y de autorregulación.

Saber adaptar la postura a la realidad individual de cada persona, cada persona es un yoga.

Progresión y profundización en la meditación partiendo de una conciencia física y evolucionando, desde el corazón, hacia nuestra naturaleza mental.

En lo profesional:

Saber crear un diálogo fluido entre lo individual y lo grupal.

Saber escuchar y reconducir las necesidades o complementos personales que necesite un alumno o un grupo.

Acompañar en todo proceso de duda, alegría o sufrimiento, sentirse apoyado.

Tener herramientas de comprensión de las necesidades a nivel físico, energético o meditativo.

Las clases son un laboratorio donde lo esencial es la entrega y el ambiente de alma que se crea.

Transmitir lo que somos y lo experimentado, evitar el exceso y buscar la simplicidad.

 

 

Alumnos conscientes y con los pies en la tierra

Ni discípulos ni profesores de yoga a los pies del Gurú, sino seres humanos conscientes de su Ser y de su persona, de pie al lado del guía, del Maestro, para seguir caminando en esta dignísima senda donde el yoga es uno de los medios más preciosos que tenemos para confiar en el éxito de nuestra vida.

Aunque no somos Gurus, la mayoría de los instructores de yoga deberíamos enseñar con esa entrega y cariz de maestro para transmitir la inquietud de experimentar y plantar la semilla en el alumno que le permita crecer para siempre de manera que dé frutos para su propia realización le ayude a encontrar su propia felicidad.

Y tu, ¿que piensas de este articulo?

Deja un comentario