El pan integral

¿ES TAN SANO COMO DICEN?

Se suele creer que lo integral es más sano, y que engorda menos.

Cada vez se come menos pan, y no es de extrañar, porque el pan suele ser de baja calidad, industrial y sin sabor. La industria alimentaria convierte los cereales en harinas refinadas. Eso quiere decir que del grano de cereal solo queda el almidón, que es el ingrediente principal del pan blanco.

En este proceso se elimina el germen, donde se encuentran los ácidos grasos esenciales y las vitaminas, y la cáscara, que contiene la fibra y los minerales. Porque la harina refinada se conserva durante más tiempo sin ponerse rancia. El pan blanco tiene muy poco valor nutricional, muchas calorías vacías y un índice glucémico muy elevado, lo que quiere decir que dispara tu insulina y contribuye a que acumules grasa.

El color no es de fiar

Se suele decir que es más sano comer pan integral, algo de razón tiene. El pan integral tiene un índice glucémico más bajo, y mantiene tus niveles de glucosa más calmados. Pero el pan integral no tiene menos calorías que el pan blanco, y en ocasiones tiene más.

La harina y los panes integrales que se encuentran en los supermercados no son realmente integrales. Por lo general están hechos de harina refinada a la que se añade salvado (la cáscara) más tarde. Esto aporta fibra y minerales, pero poco más. Por otro lado, los panes multicereal no tienen por qué ser integrales, pueden ser harinas refinadas de varios tipos. El color tampoco es una guía. El pan de centeno puede ser oscuro, pero fabricado con harina refinada, y en otros casos se añade caramelo como colorante.

Es complicado encontrar pan y harina integral de verdad. En algunos herbolarios tienen pan integral con grano completo, pero a precios elevados. Una alternativa interesante es el pan esenio o pan ezequiel, que se realiza con los granos enteros germinados, conservando todas las proteínas, vitaminas y minerales, y que contiene menos almidón que el pan normal.

El pan integral, aunque no sea integral, es una opción menos mala que el pan blanco, porque al menos consumes fibra.

Una recomendación

Come menos pan, pasta y cereales de desayuno, y más  frutas, verduras y legumbres. Sentirás el cambio en todos los sentidos.

Deja un comentario