El Altramuz

El Altamuz, llamado también Tarwi, Cho-cho, Tauri, Lupino. Nombre botánico: Lupinus Mutabilis Sweet.

Desde hace muchos siglos es consumida en el mediterráneo. El altramuz es un buen sustituto para las personas que no pueden tomar soja o soya o simplemente que quieren consumir otra proteína vegetal o legumbre diferente.

Propiedades Del Altramuz:

  • Históricamente se ha utilizado mucho por sus propiedades o facilidad para expulsar los parásitos intestinales del organismo humano.
  • El ligero sabor amargo del altramuz y su alto contenido en fibra le dan unas propiedades antidiabéticas muy interesantes.
  • Sirve de alimento tanto para el hombre como para los animales.
  • El altramuz es ideal para el estreñimiento por su gran aporte de fibra.
  • Favorece la salud cardiovascular gracias a su aporte de ácidos grasos.

Información nutricional del altramuz (por cada 100 g.):

  • 39 % de proteínas.
  • 24% de hidratos de carbono.
  • 15 % de lípidos o ácidos grasos insaturados (oleico y linoleico)
  • 24% de fibra vegetal.

El altramuz contiene un altísimo aporte proteico que lo convierte en una buena proteína vegetal alternativa a la carne y a la soja o soya.

Es muy remineralizante destacando su aporte en hierro (7´6 mg.) y en calcio (180 mg.)
También aporta Zinc, el potasio, fósforo, magnesio, vitaminas del grupo B y vitamina E. Aunque vemos que el aporte del altramuz en grasas es alto hay que tener en cuenta que estamos hablando de ácidos grasos, cuyo aporte es beneficioso.

Muy importante:

Es cierto que el sabor ligeramente amargo del altramuz se debe a que este contiene alcaloides (esparteína, lupinina, ácido lupínico y lupanina) que podrían producir una intoxicación del sistema nervioso denominada latirismo. Este riesgo desaparece totalmente hirviendo la legumbre (como de hecho se hace con todas las legumbres) o también desaparece dejándola en remojo con agua salada. Es algo muy similar como lo que ocurre con la Yuca (nunca se come cruda)
Los hipertensos deben de cuidar su consumo ya que, cuando los compramos ya hechos, pueden venir demasiado salados.

Su preparación y como lo incluimos en nuestra dieta:

En algunos países, como España, los altramuces se suelen consumir solo como aperitivo. Se dejan en remojo con agua salada durante 24 horas. Luego se cuelan y se ponen a hervir (sin sal) durante unos 10 minutos y los pasamos por agua fría. Ahora se dejan cubiertos de agua (sin sal) que iremos cambiando dos veces al día. Al cabo de 15 días, si los probamos veremos que ya no amargan. Los pondremos con agua (ahora salada para su conservación) y ya los podemos consumir.

Además de cómo aperitivo el altramuz también empieza a utilizarse como proteína vegetal alternativa a la soja o soya. Para ello, esta legumbre se convierte en harina y se incorpora a aquellos alimentos típicamente vegetarianos (hamburguesas vegetales, salchichas tipo “frankfurts” que antes se encontraban solo a base de soja, patés vegetales, etc.)

El altramuz también se puede incorporar a los caldos, ensaladas, potajes, etc.

Deja un comentario